jueves, 24 de enero de 2008

Caso Clínico




Masculino 25 años, seropositivo sin buen apego a antiretrovirales, con CD4 menor a 200, y Carga Viral de 100,000 copias, acude por fiebre, síndrome de desgaste, tos irritativa escasa, disnea de medianos esfuerzos, sudoración nocturna, hiporexia, naúseas. A la eploración física con Sd. de consolidación basal derecho, taquicardia, polipena, fiebre de 39 grados. Se solicita Rx de tórax que muestra una opacidad homogénea basal derecha, aparentemente a expensas del lóbulo medio, que se cataloga como Neumonía Lobar vs. Absceso pulmonar en evolución, por imagen redondeada central. Se hospitaliza manejándose con triple esquema de antibióticos, con aparente buena evolución durante los primeros 5 días, sin embargo reaparece la fiebre, e inicia con expectoración mucopurulenta. BAAR en expectoración negativos. Radiológicamente con escasa mejoría. Persiste febril y taquicárdico a pesar de antibióticos, la fiebre es matutina, hay diaforesis nocturna importante. Se solicita TAC de tórax, que muestra derrame pleural encapsulado y derrame pericárdico escaso. Se realizan estudios de líquido pleural, broncoscopía, resultándo positivos para BAAR. Se inicián antifímicos con buena evolución.
Este caso nos comprueba una vez más, que la Tuberculosis en pacientes VIH positivos, se presenta de manera atípica la mayor parte de las veces. Habitualmente tenemos que sospechar en ella cuando después de varios esquemas de antibióticos no hay mejoría y el paciente persiste febril. Así mismo en ocasiones el paciente puede abrir con una Neumonía por Pneumocystis jiroveci, y tener de fondo una Tuberculosis Pulmonar coexistente.